lunes, 23 de julio de 2012

Asesino


Hoy día aparecen en la mayoría de medios de comunicación del mundo las primeras imágenes del "sospechoso” de asesinar a 12 personas e herir a más de 50 en Denver, Estados Unidos.

Visiblemente extraviado, se le ve a James Holmes compadeciendo ante la corte junto a un abogado que lo defenderá ante un posible pedido de pena de muerte por parte de la fiscalía. En el estado de Georgia si se aplica esa máxima sanción.

Lo resaltante es que no tiene un aspecto desafiante como otros asesinos, más bien se le aprecia que tuviera una resaca por su situación, como que todavía no procesa todo lo que ha pasado.  Asimismo, según las noticias que leo en diferentes diarios, el prisionero se encuentra aislado, pues puede recibir represalias por otros internos y todavía no habló con los investigadores del caso.

Tiene el pelo teñido de rojo porque tenía una admiración, fascinación con el Joker que fue parte de la segunda entrega llamada Dark knight. En dicha película se puede ver a un gran Heath Ledger que da vida al Joker que se convierte en un terrorista que quiere ver al mundo arder y destruirlo. Imagino que a muchas personas ha impactado por la situación del caos que genero, eso puede haber inspirado a Holmes en realizar ese acto. 

Ahora los medios de comunicación peeruanos, sedientos de sensacionalismo para vender, ya relacionan el asunto con otros elementos como el satanismo, que en algunos casos puede llevar a la ridiculez. Por ejemplo, Ojo en su tapa de hoy lo demuestra, asocia el nombre de no sé quién con el 666, ¿será el de Guason? Pero el nombre original es “Joker”, por ende no tiene 6 letras, en fin ya no sé qué especular de ellos. 

Finalizando, ahora mi comentario trata de ligarse al interior de ese sujeto, todavía trato de entender qué habrá sentido haber matado a tantas personas, porque al chico se le ve desorientado, de lejos no se le ve normal, casi está fuera de sí, en cambio el terrorista noruego Anders Breivik se le ve normal, más bien mentalizado en su causa y no tambalea al momento de declarar o al ir a la corte, que jodido es la mente humana cuando realmente quiere hacer daño, no hay aparato de seguridad del estado que pueda defender a alguien, simplemente son vulnerables.

En la lectura de sus derechos ante el juez.
Esforzándose por no quedarse dormido.
Se queda dormido por unos segundos.
Con la mirada perdida.
¿Qué estará pensando?
James Holmes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada