martes, 3 de marzo de 2015

Apuntes desde transporte público

La juventud dorada , hija de la oligarquía , del progreso de los 90s, había asaltado y destruido el local de un...

Libros, chicas, botellas, combis, horarios mal hechos y resacas , todo lo conocía y lo utilizaba en los más pequeños gestos. 
Trataba moverme en el mundo y siempre con la opinión de mi despilfarro de mi talento y encanto. 

Nunca llegue a usar una corbata espléndida, aunque cambiaba de ropa constantemente: igual seguía siendo fea y barata. 

Tenía una alegría perseverante, una bohemia que me llevaba a rincones nunca antes vistos. 

Siempre llegaba dejando versos, dibujos, amores que fueron ilusiones y amistades en donde estuve . 

Tenía una idiosincrasia de príncipe de cuento, aunque nunca llegue a tener una princesa.

Cuando no tenía dinero, trazaba una frase de papel y escribía un verso o cualquier graciosa ocurrencia, eso para mucha gente es una joya inapreciable. 
Trataba de escribir versos de última moda, aunque confieso que lo mío es la autodestrucción y la mala percepción hacia mi persona. Por un momento se me pasó por la mente fundar un movimiento de poetas que tengan baja autoestima, pero me di cuenta que nadie escribe bien Cuando se tiene que atacar a uno mismo.  

cambie eso por escribir mails de amor para chicas, pero fue un total fracaso. 
Creo que llegue a escribir y conjugue algunas buenas oraciones, salieron bellas palabras, aunque todas están en el olvido, se encuentran como arrugados en sus bolsillos sin que jamás vayan a ser publicados. 

Algunas veces me pregunto si alguna de esas chicas, a las que les dije mis efusiones románticas, Lo abran vuelto a leer. 

Algunas veces busco en la papelera de reciclaje esas palabras y me soy cuenta que el amor es una mierda. 

Soy un tipo solitario en el amor y ese es mi verdadero hobbie . 


(Escrito desde varios micros) 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada